sábado, 26 de septiembre de 2009

CUENTITO por RAUL GIOVAGNOLI


Cuentito

Creo que no le caí bien de entrada pero ella hizo cuanto podía por acercarnos, su mirada huidiza sentenció un espacio a rivalizar pero sus manos fueron mucho más lejos, sus caricias aquí de cerca, no quiso acercar su nariz a la mía, eso era exclusividad de ella y prefirió dejar la puerta abierta pero la cama destendida, sólo volvió con mi ausencia y ante cada timbre mío era espiado tras las cortinas y frenado por su tumulto de besos, de a poco se fue animando mientras su boca dispuesta se peleaba con mi barba, me dejó acariciarlo sólo una vez con indiferencia casi y sus manos furiosas inquietas me estremecieron a su propio ritmo, no quiso comer por un par de días hasta que las caricias se hicieron fuego y nuestra desnudez derrumbó edificios. El sigue esperando la hora en que otros me esperan y ella espera que nadie me espere más que ella, yo espero que él pueda enredar sus bigotes con los mío y que ella ría feliz mientras continúa enredando su boca con la mía.

(mónica, su gato y yo)

5 comentarios:

Patricia Torres dijo...

Un gran cuento, Raul, musical, encantador. Bienvenido al taller y al blog. Es un lujo que compartas con nosotros tus trabajos.

daniel eduardo dijo...

=)!

daniel eduardo dijo...

¡sorprendente!

Graciela Zecca dijo...

excelente trabajo Raul! bienvenido al taller. besos

Raul Giovagnoli dijo...

Halagado por sus comentarios, que recien veo, es una gran alegria para mi vuestra invitacion y un desafio a su vez que me inspira a continuar entre tantos y bellos alquimistas de las palabras. Gracias