domingo, 10 de agosto de 2008

Me asusta la jaula que se come al pájaro, por Alejandra Ríos


Una jaula, un pájaro
Cien jaulas, cientos de pájaros
Un millón doscientos veinte mil pájaros enjaulados
Millones de pájaros en jaulas

Allá va otro, otro pájaro
Hay dos más que vuelan
Cerca de mi cabeza
Van cantando
me asusta la jaula que se come al pájaro
ahí viene otra jaula
arrastrando el ala
bajo el sol de la tarde
viene trayendo, o llevándose
otro mas, otro pájaro

queda uno
y trina
alegre trino
es un trino de amor
libre
el púber
canta
mañana habrá caído
en la vieja costumbre
del rubro clasificados

yo conocí varios
varios pájaros
que bromeaban entre sí
a ver a ver quien vuela mas alto
y, se cagaban de la risa
también conozco la jaula
amante de esos pájaros
es una jaula redonda
golosa como el mundo
la puerta de su boca
da al cuarto
donde la loba tritura la carne
para el lobito.

7 comentarios:

Pasajera en trance dijo...

Pienso, ¿no?

¿No seremos pájaros que, queriendo o sin quererlo terminamos enjaulados en un mundo que tritura nuestra alma?

Así, a mí también me da miedo la jaula.

menta producciones dijo...

Excelente conceptualización pasajera de lo que en definitiva perece del cuerpo en el cuerpo y se profundiza en la intemperie de lo que en definitiva es infinitud del cuerpo en el cuerpo... es un texto muy bello creo que bien a lo Alejandra en el mismo sentido ambiguo que lo nominal en este caso refiere... buenísima fotografía del querido Fernando... abrazos felices para todos

mi despertar dijo...

No limites con jaula la vida es diferente
Abrazos

Anónimo dijo...

exelente poema. quede fascinado.

ramone dijo...

millones de pájaros en jaula y yo suelto. Aguante la libertad de ser libre. ¡¡No a la libertad condicional!!

Mili. dijo...

Se nota que ale dice lo que quiere. Yo la conozco bien a ella y a ella le importa un pito agradar o no. Sigamos siendo libres.

daniel eduardo dijo...

"la puerta de su boca", la jaula "redonda, golosa como el mundo" y los pájaros atrapados, imágenes inquietantes, casi primordiales de la suspensión de la libertad; llega para confortarnos, la ferocidad tierna de "la lobita triturando la carne para el lobito". ¡hay esperanza, hay rebelión, hay miedo pero también hay escape a través de la belleza!