martes, 5 de agosto de 2008

El jardín, por Cecilia Muñoz




El jardín desea ser visto. Tiene una fuente donde el agua no deja ver su ancestral transparencia. No hay flores, en su lugar muchas plantas verdes intentan una unidad cromática aunque sin lograrlo. Una estatua se erige con vitalidad en el centro, tan sin vida que parece observarnos en su eterna belleza sin ojos. En el jardín que deseo ver hay hadas que no se muestran y nos murmuran al oído que allí están, con su aleteo fugaz dicen que nunca estamos solos realmente.
El jardín está encantado. Nosotros estamos fascinados con su encanto, de tal forma que esta fascinación hace que algo en él nos resulte casi abominable, sin que podamos abandonarlo en la soledad de lo inexistente. Allí hace un frío apacible que nos provoca un sentimiento incierto pero indudablemente presente. Son los pájaros los que vuelan al ritmo de las mujeres aladas y sin nombre, y cuando posan en cualquier parte su belleza nos resulta exagerada.
El jardín suena a violín. Su placentera armonía puede escucharse a medida que avanzamos entre las plantas, cuando sin querer nos enredamos en un laberinto que nos llega a los tobillos y así y todo no podemos evitar el placer de perdernos en él por un buen rato.
El jardín tiene un secreto innato: quizás no existe. Pero como no queremos hablar mas de él, para verlo necesitamos, al menos, (d)escribirlo.

8 comentarios:

menta producciones dijo...

Y como esos recovecos referenciales del verde el texto embellece a todo jardín, muy bien descripto, felicitaciones Cecilia y muy buena foto del querido Fernando Marquinez que muy gentilmente nos permite acceder a su talento... abrazos intersticiales

Pasajera en trance dijo...

Qué buen texto... y qué buena la idea de complementarlo con ESA foto. Geniales ambos.

Seguiré leyéndolos, sigan así =)

menta producciones dijo...

Gracias pasajera querida!!! es un gusto que nos visites...un gran abrazo...

Anónimo dijo...

Gracias pasajera, un halago para mi. Y gracias especiales para Fabri, por elegir ESE texto y encontrar ESA foto tan representativa... besos desde el jardín. Chechu.

juliana dijo...

hay textos que logran hacerme respirar profundo, contener el aire un instante y exhalarlo gustosa...y éste ya forma parte de aquellos...
muy lindo gron… también aportó recuerdos de mi infancia...me gusto mucho leerte

Anónimo dijo...

Qué hermoso comentario amigas, me emocionaste... te adoro! Chechu

Anónimo dijo...

muy bueno eh... que copado que puedas retener todo eso en la cabeza y escribirlo...a veces yo piendo y siento cosas como esas acostado fumando humo de colores en mi amaca paraguaya...pero nunca tengo un papel y una lapicera cerca...y si la tubiese...no lo escribiría...lo dibujaría...de eso se trata no?
Joan

Anónimo dijo...

Escribirlo, dibujarlo, imaginarlo, soñarlo, sentirlo... Se trata de eso, de crearlo donde antes no había nada...
chechu