domingo, 18 de mayo de 2008

DESDE ADENTRO (revista)

Escribimos siempre para alguien. Los otros aprueban o desaprueban lo escrito y componen nuestro mundo real frente a tanta inconsistencia.
Son como “sucursales” de uno mismo. Así se erige la construcción literaria inmersa en el espacio exterior “de uno mismo”, y entonces un taller es como un océano de naranjas pulposas desgajadas, que exprimidas en la tierra nos mancha.
Todo subyace bajo un título. Una palabra. Una frase. Espontáneo universo de los sueños. Espléndida maratón de las amarras. Recreo donde el alma expresa en libertad lo que la realidad diaria se empecina en ocultar. La expresión es una necesidad de todos, sólo que algunos encuentran el canal y otros se ahogan en sus propios talentos.
No hay vanidad ni afán de lucimiento, encontrar un camino de luz, quizás sueños de perpetuidad, esperanza de dejar alguna huella imborrable, orgasmo del espíritu.
Maravilloso mundo de letras que danzan en el pensamiento, una tras otra la mente las ordena concibiendo las palabras para gestar el verso que el cuerpo parirá, en poesía. Lugar donde la palabra dormida, sobre el papel, cobra vida propia.
Vibramos, transpiramos, planeamos, nadamos, pensamos…
Esta casa sin puertas ni ventanas, sin baños ni camas, sin cocinas ni empanadas, éste espacio es el habla. Habitamos en la literatura… esperando nacer.
Y en éste bastión está el adentro, reunión de imágenes auditivas, esclavizando el tiempo, quizás completando un libro de sucesos prodigiosos o en seducidas prosas de una verdadera tragedia como la de ésa bella flor que murió en primavera.


Descargar la Revista del Taller Literario

6 comentarios:

Awixumayita dijo...

Una vez me dijeron que sólo escribiendo para uno mismo se conseguía llegar a los dema´s. Desde entonces hago eso: escribir para mí pero ponerlo al alcance del resto, para que lo disfruten.

Un beso.

_La niña de las naranjas_

menta producciones dijo...

Muchas gracias niña de las naranjas, es una buena tesitura porque justamente la reciprocidad se genera cuando esa mutación de lo meramente egoísta a lo meramente altruista lo ocasiona siempre en buenos términos y en el sentido metafórico de la comparación, es uno para los ojos del otro y en definitiva son los ojos de los demás para uno... un gran abrazo y gracias por la visita

BELMAR dijo...

que bueeennnaaa!

menta producciones dijo...

Muchas gracias por visitarnos, por dejar un comentario y por supuesto por compartir nuestro decir en estos términos de espacios virtuales que también nos dignifican humanamente entre el silencio y la complementariedad

Mora dijo...

Es yo diría...hasta imprescindible
para los que gustamos de ensuciar hojas (léase escribir), concurrir a un sitio como el taller literario. Los Lanzallamas tratamos de que esa llama nunca se apague. Es un gusto pertenecer a él!

Juliana dijo...

Dibujo y hago grabados, soy feliz con diciendo a través de este lenguaje no verbal. También me siento muy cómoda hablando desde la escritura, pero me inquieta mucho saber que muere conmigo...no muestro nada. Gracias a una amiga, Chechu Muñoz, me enteré del taller...y después de pasar por este blog, no dudo en asistir y poder compartir algo de mi tono de voz con ustedes...nos vemos pronto.